ACOSO

ACOSO

Estamos viendo una serie ficticia sobre Leonardo da Vinci y yo que lo aprovecho todo empiezo a contarle sobre este personaje. Entonces sin darle mayor importancia al contenido de su discurso me suelta: “¿tú le has dicho a una madre que soy superdotado? Un niño de mi clase dice que se lo dijiste a su madre y ahora cada vez que me equivoco en algo me suelta: tú no eres superdotado, eres supertonto”. Me quedo mutis. Me invade la rabia pero me puede la curiosidad y tras levantarme varias veces y hacer un kilómetro por mi salón de 5 m2 le bombardeo a preguntas: “¡¡Cuéntame!! ¿Cómo ha sido?” “Ya me lo había dicho antes pero solo él, ahora es que me lo dice con varios. Hoy me equivoqué y me lo soltó delante de toda la fila en la que se sienta y entonces se acercaron los...

LO IMPORTANTE ES…

LO IMPORTANTE ES…

Al principio hasta pensé que no era bueno que compitiera, pues yo creía que competir en un deporte desvirtuaba el mismo, lo desprendía del ocio y por tanto anquilosaba el placer, pero puesto que él sabía que había un torneo y decidió ir, fuimos… Y la primera vez que perdió al ajedrez, me miró con lágrimas en los ojos. …Así que yo seguí pensando que no era bueno que compitiera porque ello le frustraría, minaría su autoestima y quién sabe si iba a dejar de querer practicar, pero él, que es responsable con la tarea, lo da todo y quiere ver los resultados, me obligó a quedarme… Y ahí estuve aun cuando se vio llegando de los últimos en aquella carrera y no solo apretó el paso si no también la mandíbula y entró en meta llorando. … Y así fue como mi hijo me forzó a...