EL ARCO IRIS

EL ARCO IRIS

En muchas ocasiones la mente no está en equilibrio con el cuerpo y mientras esta se esfuerza por concentrarse, el otro se encuentra agitado o nervioso.

Es entonces cuando hay que bajar los niveles de ansiedad y recuperar el control.

Hay muchas tácticas. Una, es alcanzar la relajación a través de la imaginación y así, de paso, trabajamos este área.

El procedimiento consiste en colocándose en posición cómoda en un espacio que le evoque tranquilidad (buena temperatura, tenue iluminación, etc.), cierre los ojos y escuche, haga y visualice lo que le sugiera un texto que o previamente haya leído y grabado, o que en el momento alguien le lee. Sea como fuere el contenido de este sería el siguiente:
“Cierra los ojos y con la boca cerrada y por la nariz, respira lenta y profundamente.

Separa ahora un poco los dientes, inspira por la nariz y espira lenta y profundamente.

Ahora vas a imaginar un arco iris, un arco iris que contenga los colores rojo, naranja, amarillo, verde, azul, añil y violeta.

arcoirisconreflejo

Sigue respirando lenta y profundamente.

Vas a fijarte en la franja de color rojo, es un rojo brillante, muy vivo similar a una fresa muy madura. Respira lenta y profundamente viendo como ese color se introduce en tu nariz al inspirar. Aspíralo lenta y profundamente, para que al espirar, lo dejes ir por el mismo sitio por donde entró.

Vuelve a respirar lenta y profundamente centrando ahora tu atención en el color naranja, un naranja radiante, un naranja de atardecer. Inspira aspirando lenta y profundamente ese atardecer y al espirar déjalo salir fuera de tu cuerpo.

Sigue respirando profundamente y detente ahora en el amarillo, un amarillo luminoso y cálido como el sol. Siente y atrapa esa fuente de calor. Inspira aspirándola y permite que circule por todo tu cuerpo para espirar y permitir que salga por tu nariz y se expanda a tu alrededor.

Sigue respirando lenta y profundamente y en tu aspiración recoge ahora todo el color verde, un verde intenso y fresco como una pradera de hierba en la que recién llovió. Toca esa hierba húmeda y al inspirar profundamente aspira todo el olor y la frescura de ese color que al espirar vas a dejar marchar.

De nuevo respira lenta y profundamente y observa ahora el color azul, un azul mar, un azul cielo, un azul infinito. Inspira lenta y profundamente ese color y cuando lo hayas recogido todo, espira dejándolo escapar por los dedos de tus manos y por los dedos de tus pies.

Busca ahora en ese arco iris el color añil, mientras respiras lenta y profundamente, identifica un añil intenso, un añil similar al del mar más profundo y solitario. Aspíralo todo al inspirar y al espirar suéltalo con fuerza para que vuelva a ese lugar profundo y solitario del que vino.

Finalmente atiende a ese violeta que quedó solo, un violeta hermoso y sereno como la flor a que da nombre, un violeta que al inspirar se introducirá en tu cuerpo y al espirar saldrá por todo el mismo.

Siéntate plenamente relajado apreciando y disfrutando cada una de las sensaciones que te han traído los colores del arco iris, ese rojo fresa, el naranja atardecer, el amarillo cálido del sol, el verde húmedo de la pradera, el azul del cielo y el mar, el añil del mar más profundo y el violeta de la flor a que da nombre.

Respira lenta y profundamente y tranquilamente mueve ahora tus dedos de las manos, tus dedos de los pies. Siéntate y prepárate para regresar y afrontar de forma positiva este día”.

468 ad

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Shares
Share This

Compartelo!

SI a ti te ha gustado puede que a tus amigos tambien, comparte!