PENSAMIENTO DIVERGENTE

PENSAMIENTO DIVERGENTE

Ya hablaré despacio de la precocidad, el talento, las altas capacidades, la sobredotación, … se irán aclarando los términos, pero ahora es el momento de adentrarnos en el pensamiento divergente.

No piensan igual. Un niño con una inteligencia por encima de la media escucha las conversaciones de sus compañeros, sus juegos, sus prioridades y gustos y, observa, se da cuenta desde temprana edad que no piensa igual.

No sabe por qué, no nacen con respuestas, nacen con muchísimas preguntas.

Se dan cuenta que le es fácil aprobar un examen con sólo leerlo o comprender en un rato lo que lleva una hora explicando el profesor, así que se dedican a mirar por la ventana, a mandar papelitos, a pintarse las uñas en clase, a dibujar en el cuaderno, a imaginar cómo será su mundo cuando tenga edad para tener casa, perro o coche, … a fin de cuentas, dejan de atender o eso cree el profe que lleva 7 minutos de explicación y ve ya garabatos en el papel.

En la Primaria seguramente saquen buenas notas, por lo dicho, les es fácil, pero el problema es que se van acostumbrando a no hacer, empiezan a no preocuparse por entender la lección y es que perdieron el interés, ahora sus habilidades están centradas en ese mundo que empezaron a imaginar años atrás y que ya es un universo, o en esa capacidad para dibujar que le permitían los 43 minutos que le sobraban de cualquier clase, o…

Es aquí cuando podemos perderlos, cuando pueden perderse.

No sé por qué estoy tan segur@ de ello, no sé por qué lo sé, simplemente siento que no puede ser de otra manera y quiero gritarlo

Así que es aquí cuando toca buscar la motivación de ese niño, de esa niña que se sabe, se siente diferente, pero que también sabe y siente que no sabe aprender porque ha olvidado cómo hacerlo y es que nunca le dedicó tiempo.

Motivar y enseñar a aprender cuando sus notas bajan porque sus destrezas para sacar el mínimo se ven mermadas por ese profesor repetitivo y aburrido que le pide que aprenda hechos del pasado y no los critique, no innove, porque quién es él/la…sólo un/a niñ@ que lo que sí está aprendiendo es a perder el interés, ese inmenso interés con que nació y por el que siempre se le dijo: ¡¡es que eres tremendamente curios@!!

¿Y siempre es el profesor? Preguntaréis.

Albert Einstein dijo que “la educación es lo que queda después de que uno ha olvidado lo que aprendió en la escuela” así que en gran medida considero que un profesor, un mal profesor puede ser el desmotivador desencadenante; pero también está claro que la confianza, la autoestima de ese niño, de esa niña es anterior al proceso motivador, por tanto necesaria y, en este caso, requiere un apoyo sincronizado familia o entorno social y escuela.

Y es que son niños y niñas “raros”, recuerden, pues empeñados en que lo normal es lo general, al 2% de la población al que pertenecen ellos y ellas se les deja fuera y, si con ello, no confían en sí mismos, no valoran sus “rarezas”, entonces antes que motivar, habría que resolver este otro gravísimo problema.

Entonces tenemos: promover el autoconcepto positivo, motivar y enseñar…ardua tarea. ¿Cómo lo hacemos?

creatividad-2

El niño, la niña, ve a sus padres (en familias estructuradas, por supuesto) como los adultos que quieren imitar, a los que quieren llegar, de los que necesitan saber que los admiran y quieren y, para ello, se esfuerzan y los imitan pero no buscan, olvídense, no los buscan porque su demostración la quieren realizar por sí mismos para alcanzar la admiración que de ellos precisan; así que es al profesorado, a esos otros adultos de su vida, a esos que le han dicho que están capacitados para enseñarle y que le han informado que saben evaluar lo que ha aprendido, al que les exigen respuestas, del que esperan recibir esa guía que requieren para no perderse, para encontrar su camino, ese que sienten que dominan a pesar de que aún no leyeron ni un libro sobre el mismo.

Por lo que desde la familia hay que enseñar con el ejemplo, confiar en su valía y orientarle según las necesidades e intereses que se le observen y, desde la escuela, habría que amar a cada niño y niña propiciando que busque activa, divergente y razonablemente lo que precisa y admira. 

Parece una responsabilidad compleja pero es sencilla pues toda se reduce a una premisa: escuchar al niño, a esa niña.

Y es que para inventar, para crear algo completamente nuevo como una bombilla o un teléfono no hace falta tener un excelente expediente académico en el área de las ciencias pues no se puede seguir el mismo patrón sino que es obligatorio tener otro pensamiento, pregúntenle a Edison que calificado de alumno estéril e improductivo dejó la escuela, se refugió en su madre y en aquel salón de lectura de la Asociación de Jóvenes (después Biblioteca Gratuita) de Detroit y consiguió ser escuchado sólo a través de cada invento.

Aprender lo que ya saben otros, lo ya escrito, aunque necesario, no motiva; lo que ese chico o esa chica que ES MÁS RAR@ QUE… realmente desea, realmente anhela es poder enseñar eso que no sabe por qué está tan seguro de ello, no sabe por qué lo sabe, simplemente siente que no puede ser de otra manera y sería maravilloso que se supiera.

468 ad

5 Comentarios

  1. Ramon Fabregat
    Mar 31, 2016

    Pero los profesores no es fácil ser esa guía que los niños necesitan pues muchas veces no han recibido la formación necesaria para alcanzar esta competencia

  2. Inma
    Mar 31, 2016

    Parece que has observado a mi hija. Hasta el ejemplo de Edison. Y Einstein. Y sigue sin despegar. Y no deja de hacer. Y perdido su interés por el cole. Y sigue leyendo y aprendiendo sola. Y corrigiendo los libros de texto. Y……..todo aquello que para ese 98% es raro.

    • Ana Esther Galán
      Mar 31, 2016

      Es raro para mucha gente, pero no para tí, es todo un regalo leer a una madre que conoce y apoya a su hija que es lo que extraigo de tus palabras, …ya despegará, te tiene a tí.
      Gracias por compartir.

  3. Bidean
    Mar 31, 2016

    Esperaba mayor profundidad sobre el pensamiento divergente en sí mismo

    • Ana Esther Galán
      Mar 31, 2016

      Seguiré profundizando sobre el tema en próximos artículos. Gracias por leerme y compartir.

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Shares
Share This

Compartelo!

SI a ti te ha gustado puede que a tus amigos tambien, comparte!