EXAMEN DE CONCIENCIA

EXAMEN DE CONCIENCIA

¿Por qué cuando estuve mal no hablaste conmigo y ahora que estoy bien, quieres hablar? Le preguntó Carla.   He pensado mucho en cómo contar lo ocurrido. Ahí va. Hace un par de cursos escolares, en Junio de 2021, me fui a entregar los libros al colegio donde cesaba Carla. Un colegio público en el que llevaba 3 cursos escolares. Había sido un curso escolar (septiembre 2020-Junio 2021) para olvidar, pero es imposible no recordar. Carla tenía 8 años y estaba en 3º de Primaria, ya estaba valorada como alumna con Altas Capacidades  desde el curso anterior (marzo de 2020) y, por tanto, desde entonces precisaba de apoyos que he de decir, nunca tuvo. Pero entre todo el periplo vivido hasta ser valorada (que podéis leer en prensa), sumado a que empezó la pandemia y además...

LO CORRECTO, EL ERROR. –

LO CORRECTO, EL ERROR. –

Ayer, una situación, motivó este artículo. La situación: En familia, en una playa al lado de una de perros, llega un perro suelto, se mueve entre nosotros, mete el hocico en una bolsa de patatas y come de ella. Miro para los lados y compruebo quién ha dejado sin supervisión al perro y me pongo de pie y en tono altivo, la señalo y le digo: “Eh!, tú, tu perro está aquí comiéndose nuestra comida, ven a por él, con tu bolso”. Ni se levanta, lo llama. Es una mujer de mi edad o así, acompañada de una joven veinteañera. Al ver su respuesta, mi tono se vuelve más fuerte y mi cuerpo se pone más recto y desde esos 30 metros que nos separan, le ordeno: “Te he dicho que vengas, ¡coge el bolso y ven ya!”. Se dispone a venir indicándole a su acompañante algo, pero no coge el...

LA NECIA Y LA LOCA

LA NECIA Y LA LOCA

Cuentito: El necio y el loco. Cuentito adaptado a la época actual: La necia y la loca.Esto era una vez una necia que vivía muy bien en su ignorancia. Desconocía tantas cosas! No sabía cuánto cuesta un plato de lentejas, pues nunca fue a comprar ni encendió un fuego, siempre la invitaban. Nunca leyó un libro pues tenía una letra redondita y con lo que apuntaba en clases, le daban el 5 en matemáticas por tener bonito el cuaderno. No aprendió a escuchar porque no compartía ni quería conocer aquello de lo que hablaban. Esto era una vez una loca que vivía viendo a la necia feliz en su ignorancia y se lamentaba…La loca la miraba en la distancia y por dentro gritaba: un agricultor aunque posea tierras, tiene que limpiarlas, abonarlas, sembrarlas y eso cuesta!,...

LA EDAD.-

LA EDAD.-

Otro puto número.  Por qué el ser humano DIVIDE por números. Porque por algo hay que dividir… ¿?   He conocido niños y niñas (ahí está Carla, Sarah, Sofía, Mariajo, mi pelirroja, Manar,…) con una capacidad inmensa de entender, comprender el mundo con ojos de anciano, con una visión tan amplia y precisa de la realidad que no aprecias el tiempo que llevan en el mundo a la par que te alegras por saber que aún tienen mucho tiempo para cambiar las cosas en el.   Por contra, me he topado con verdaderos topos, ciegos a pesar de sus años, que justifican su «sapiencia» con «tengo muchos días de vida».  De corazón latiendo sí, de aprendizajes adquiridos no y de visión coherente tampoco, dan ganas de decirles; pero para qué, si van a justificar sus carencias con...

LA PERCEPCIÓN PROPIA Y LA AJENA

LA PERCEPCIÓN PROPIA Y LA AJENA

Por tus palabras y tus hechos serás juzgado, le dijeron. Y Sócrates respondió: sólo yo puedo juzgarme a mí mismo pues sólo yo me conozco y sé la motivación de mis actos, pero lo acepto, procedan a equivocarse. Y se equivocaron. Y él lo aceptó, aunque podía haber huido.   Cuando estudiaba Filosofía en Granada, qué buen tiempo aquél, había algo que me desconcertaba. Cada vez que estudiabas a un filósofo escuchabas la interpretación de sus textos y tú misma interpretabas y cada noche me acostaba pensando si sería acertado aquello que pensaba que quería decir aquel genio que sólo me dejó palabras. No puedes saberlo, descubrí. Con pesar, acepté que nunca puedes conocer a nadie igual que te conoces a tí mismo. ¡Hay tantas variables!. Si tienes un mal o buen día, si se...