LO CORRECTO, EL ERROR. –

LO CORRECTO, EL ERROR. –

Ayer, una situación, motivó este artículo. La situación: En familia, en una playa al lado de una de perros, llega un perro suelto, se mueve entre nosotros, mete el hocico en una bolsa de patatas y come de ella. Miro para los lados y compruebo quién ha dejado sin supervisión al perro y me pongo de pie y en tono altivo, la señalo y le digo: “Eh!, tú, tu perro está aquí comiéndose nuestra comida, ven a por él, con tu bolso”. Ni se levanta, lo llama. Es una mujer de mi edad o así, acompañada de una joven veinteañera. Al ver su respuesta, mi tono se vuelve más fuerte y mi cuerpo se pone más recto y desde esos 30 metros que nos separan, le ordeno: “Te he dicho que vengas, ¡coge el bolso y ven ya!”. Se dispone a venir indicándole a su acompañante algo, pero no coge el...